miércoles, 12 de diciembre de 2012

Córcega, isla de contrastes VI: se acerca el final



¿Qué tal furgoviajeros?

Se va acercando el final de nuestros días en Córcega; ya casi hemos dado la vuelta a la isla pero todavía nos quedan lugares por descubrir e historietas por contar...

Hoy llegaremos a Bonifacio, donde dentro de dos días saldrá nuestro ferry hasta la isla de Cerdeña.

Pero mientras tanto...nos habíamos quedado pasando la noche en Marine de Solaro, con este trocito del mapa aún por explorar.





Por la mañana nos encaminamos hacía el Coll de Bavella o Aiguilles de Bavella; un puerto de montaña situado entre Solenzara y Zonza.  La subida con la furgo por la carretera, espectacular y las vistas desde arriba muy bonitas.



Coll de Bavella, Córcega
Aiguilles de Bavella


Zona por lo visto con muchas posibilidades para los escaladores y para dormir con la furgo, aunque ninguno de esos planes era el nuestro de ese día :)


Desde el Coll (como punto de partida la famosa estatua de una pequeña virgen sobre unas piedras) sale el camino para subir al Monte Incudine, el 2000 más al sur de la isla.






Nosotros nos conformamos con un paseíto para deleitarnos de las vistas, no hay tiempo para todo!! Otra que nos apuntamos para cuando volvamos a la isla, que al paso que llevamos tendremos que volver varías veces. Vayaaa



Coll de Bavella, Córcega
Coll de Bavella






Coll de Bavella, Córcega

Por la tarde nos acercamos a conocer el yacimiento arqueológico de Cucuruzzu, del que no tengo fotografías que merezcan la pena, señal de que no nos impresionó demasiado. El típico sitio turístico con su recepción a visitantes y su sendero marcado del que, por motivos de conservación, no puedes salirte.



Tengo mejor recuerdo de los múltiples cerdos semi-salvajes que vimos a ambos lados de la carretera de ida, con sus colores típicos. Cómo les ladraba Laia desde la furgoneta!!jajaja





Y de ahí ya bajada hacia Bonifacio, último destino de las vacaciones en la isla corsa; paramos a comer unas crêpes en Porto Vecchio, seguir preguntando por el recambio de la ducha de la furgo (que no hubo forma de encontrarlo) y callejear un poco por sus calles.

Un poquito antes de llegar a Bonifacio, como aún no teníamos muy claro si dormir en camping esa noche, estuvimos furgoneteando por el Golfu di Sant´Amanza, donde al final encontramos otra furgoperfecta playa donde pasar la noche; así que decidimos dejar el camping para la noche siguiente, para hacer colada y entrar en Italia con toda la ropica limpia :)



Preparándonos para otra furgoperfecta noche


Bonifacio, Córcega



Bonifacio


Bonifacio, como ciudad, es lo más bonito de Córcega. Es de eso sitios que mires donde mires quieres guardar esa imagen en tu memoria.

Es un pueblecito o ciudad medieval en lo alto de un acantilado. El antiguo casco urbano fue fortificado, así que por donde mires y vayas hay murallas, fuertes, puertas fortificadas...

Desde la parte de arriba de la ciudad (la ciudad alta medieval) hay unas vistas alucinantes, por un lado de los diferentes puertos (comercial, pesquero y turístico), al norte:

Golfo de Bonifacio,Córcega




Golfo de Bonifacio,Córcega




Golfo de Bonifacio,Córcega
Anse (bucle en italiano) de Arinella




Anse de Catená y puerto comercial




Golfo de Bonifacio,Córcega en furgoneta
Port de commerce de Bonifacio




Port touristique La Marina, Bonifacio



Port touristique, Bonifacio, Córcega



Golfo de Bonifacio, Córcega




Y hacia el sur las alucinantes vistas de los acantilados

bonifacio, Córcega en furgoneta











Grain de Sable, Bonifacio



En la próxima entrada, desde el ferry que nos llevó a Cerdeña, más fotos de los acantilados.



Pasamos prácticamente todo el día en la ciudad: comimos en un restaurante, compramos unas postales para algunos amigos...
Tenemos una costumbre y es que cada vez que vamos de viaje nos mandamos una postal a nosotros mismos. Así cuando volvemos a casa tenemos la postal esperándonos y nos echamos unas risas. O a veces volvemos y 2 o 3 semanas después llega la postal, jejeje.









Esta imagen del Hotel du Roy d´Aragón en la parte baja de la ciudad nos hizo gracia. Y es que, atención mañicos!!: En época medieval la isla formó parte de la Corona de Aragón, desde 1325 hasta que fue recuperada por la República de Génova en 1447 que, desde hacía años mantenía un contencioso con Pisa para hacerse con la isla.



Y de paseo por el puerto, lo inevitable:






Laia haciendo amigos y, como no, en el agua...









Lo peor fue el perrillo en cuestión, que iba a su marcha por el pueblo, nos siguió el resto del día y no había forma de quitárnoslo de encima.
Nos paramos en un bar a tomar unos mojitos y aprovechar a escribir las postales y el perro aún no se había separado de nosotros. Al final, se levantó y se fue sin despedirse ni nada.









Otra cosa que nos encanta de Francia en general es que cuando paramos a tomar algo en algún sitio, la mayoría de las veces sin preguntarnos, le sacan un cuenquito con agua a la perra!! O nos dejan entrar con ella a los restaurantes, o nos salen a buscar cuando estamos atándola fuera para decirnos que por favor entremos con ella. Eso en España, en la vida vamos... Por no mentir, una vez en San Sebastian tomando unas tapas también salió el chico a decirnos que podíamos entrar con ella. Si es que ya digo yo que los franceses NOS LLEVAN AÑOS!!!



A media tarde nos fuimos hacia el Camping di Liccia, que habíamos "localizado" el día anterior. No recuerdo muy bien el camping pero sí que recuerdo que nos pidieron el pasaporte de la perra y comprobaron microchip y vacunas (toma ya, en la vida también!). Ah, y Laia "pagó" 2 euros por la noche en el camping (tampoco es lo habitual). Total, que entre eso, y lo que nos cobraron por pasar con ella en los ferrys, calculamos que tendría que quedarse sin comer unos días hasta que pagara su pasaje...







(atención: antes de que alguien se lo tome en serio y mande al Seprona o a alguien a quitarnos la custodia de la perra. Lo de arriba es broma, eh? ;) )



Tarde-noche para hacer coladas varias y programar un poco el día siguiente, comprobar horarios del ferry y ponernos en modo "italiano ON"



Au revoir, Corse. Buorgiorno Sardegna!!




6 comentarios:

  1. La verdad que nos has dejado con ganas de ir a la isla de los corsos, ahora habrá que ahorrar para poder viajar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya ves que nosotros somos bastante austeros...ventajas de viajar como los caracoles.
    Saludicos!!

    ResponderEliminar
  3. Las fotos son preciosas. ¿las haces tú o tu marido?. Esa perra es marchosa de narices, jajaja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. La perra lo que tiene es un poder de seduccion que ni el pavo real y el rey leon juntos! No me extraña que perrer estuviera babeando todo el dia con vosotros... por cierto
    que feo el nombre de "Coll de Bavella" para un lugar tan bonito :)

    ResponderEliminar
  5. Muy buen reportaje. Rincones preciosos los que nos acercas a través de estas fotografías. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ramón. He visitado tus blogs y me he quedado fascinada. Te seguiré. Saludos!!

      Eliminar